Trabajo voluntario

Mientras muchos disfrutan del sueño profundo de los sábados por la mañana o se preocupan por la búsqueda infinita de distracciones triviales, nosotros, los hijos del ahora, con voluntad de siglos y brazos de invierno, despertamos a buscar las herramientas con las que labramos el presente; en esta oportunidad trabajamos para la recuperación de una plaza abandonada en la comunidad de la parroquia el Carmen.

En un obrar simultáneo junto a la comunidad fuimos desyerbando el monte; jornada que el Che bautizaría como “el combate de sudor” donde la juventud no es un polo aislado de la realidad, por el contrario, es un organismo palpable en la planificación objetiva y subjetiva junto al pueblo por la edificación de una nueva sociedad.

La juventud de la comunidad retoman estas ideas para la recuperación de los espacios que se encuentran en abandono, donde cada uno aporta según su capacidad y cada quien según su trabajo; semejante a la revolución proletaria de 1871 que luchó por la reivindicación de clases; “La comuna de París”, ejemplo latente del trabajo voluntario y liberador del que luego Lenin en 1920 llamaría “La Gran Iniciativa” o “los Sábados comunistas” Subbótniki o Voskrésniki (de las palabras rusas subbota, “sábado”, o voskresenie “domingo”) fueron días de trabajo voluntario no remunerado en la Unión Soviética, que fueron instaurados y promovidos por el poder bolchevique durante los primeros años tras la Revolución rusa, dentro del marco llamado “comunismo de guerra”.

Los subbótniki se solían organizar para limpiar las calles de basura. El Che Guevara fue labrando en Cuba la esencia de praxis del trabajo voluntario dando cada momento de su vida a este obrar de pueblo, mientras pasaba semanas cortando caña. En 1963 alcanzó el número de 22.000 en once horas, es en esta práctica transformadora cuando exhortaba a continuar a la clase obrera y campesina como nueva forma de lucha en cualquier espacio como los campos y las fábricas.

Es la necesidad histórica que tienen los pueblos por su liberación la que nos motiva a la ineludible tarea de luchar por una sociedad sin clases, y es en el trabajo voluntario donde mejoramos la conciencia en las acciones y los modos de pensar de la mujer y el hombre del nuevo siglo, es allí la necesidad de perpetuar esta práctica. Es en este trabajo colectivo, desinteresado y fraternal donde caduca la tesis del trabajo agobiante y oscuro que fue y sigue siendo inoculado por los imperialistas, la burguesía, las transnacionales capitalistas y todo el aparataje ingeniado por las élites para eternizarse en el poder; son ellos los que reducen al proletario a ser solo “mano de obra” contabilizando su tiempo de vida.

El trabajo voluntario nos reivindica como clase y nos hace libres para la construcción en hermandad de nuestra patria, es preciso hacer del trabajo una experiencia gratificante y transformadora en la que no encontramos ningún tipo de boicot, y desarrollemos nuestra conciencia estimulándola al reencuentro con nuestra verdadera condición humana, o como lo diría el Che Guevara “hacer del trabajo voluntario una escuela creadora de conciencia”. Los jóvenes del ahora, debemos acudir al compromiso que demanda la revolución en la edificación del Socialismo Bolivariano.

Ier Campamento de Formación Ideo-Político del Estado Barinas

El jueves 07 de Agosto de 2014 llegaban al Centro de Producción Socialista Florentino jóvenes de distintas partes del estado, al 1er Campamento de Formación Ideológico-Político, Organizado por Naybeth Berrios, Comisionada de formación del Estado Barinas, junto a los Comisionados de formación de los demás municipios del estado, donde asistieron 36 jóvenes de la JPSUV de los municipios Cruz Paredes, Socopó, Andrés Eloy y Barinas.

“En el camino andamos explorando nuestra propia rebeldía”; Al ser uno de los organizadores del campamento, pude precisar el desarrollo que tuvieron los participantes desde el primer día Jueves 07 de Agosto hasta el Domingo 10 de Agosto.
El día viernes despertábamos al alba con el toque de Diana. Puntuales a las 7am  el acto cívico, luego un breve calentamiento y al culminar el desayuno.
La primera clase fue de motivación al logro con el profesor Óscar Pineda, en la que cada participante exploraba conocerse a sí mismo; estimulantes ejercicios para el conocimiento interno del ser, la apreciación del otro como unión fraternal. En la tarde pusimos en práctica el nivel de conciencia colectiva con técnicas grupales, en la noche dramatizamos obras teatro basadas en leyendas de distintos géneros, y para finalizar vimos la película “La Noche de los Lápices”.
El día Sábado en la mañana la clase fue con el profesor Gilberto Perdomo, conversamos sobre Bolivianismo, en un lapso de 5 horas estudiando la conciencia antiimperialista del Libertador, José Leonardo Chirinos, la campaña de Guaicaipuro en 1727, del Monrroismo y el Bolívarianismo hasta llegar a la lucha federal. En la tarde la clase fue de economía política con el profesor Roger Gutiérrez, quien logró sintetizar tan amplia información en tan corto tiempo sobre la causa del desarrollo social, el modo de producción, formas de lucha y el modo de producción capitalista. Después de la cena estuvimos al fuego de una fogata bajo una luna que nos besaba con sus clinejas de luz, mientras coreábamos canciones de lucha. Al terminar esta actividad nos dirigimos a un salón donde cada persona tenía una vela frente de sí, de la cual haría entrega a su compañero alimento de espíritu para los creadores de la sociedad nueva.
El día domingo culminó el profesor Roger con la clase de plusvalía y de Socialismo, para dar paso a los organizadores, quienes finalizaron con algunas palabras de exhortación para sus compañero, se entregaron marcalibros y vimos un video donde presentamos la copilación de todas las fotografías tomadas en el transcurso del campamento.
Agradecemos a los profesores Roger Gutiérrez, Gilberto Perdomo y Óscar Pineda por la generosidad, la convicción y la ferviente lucha por los pueblos y su dignidad; por alzar el puño para luchar contra el imperialismo. Transformar al mundo significa amor  diría Alí Primera. También agradecer a todas las instituciones por prestarnos toda la colaboración posible para la realización del campamento, sin ello los objetivos no hubiesen sido alcanzados: Centro Genético de de Producción Socialista Florentino, Misión Sucre, UNELLEZ, Desarrollo Social de la Gobernación.
Es preciso como jóvenes saber leer nuestro tiempo histórico para desde allí poder asumir nuestro obrar junto al pueblo con disciplina y conciencia revolucionaria, en todo espacio en el que nos encontremos; porque el Socialismos es la ciencia del ejemplo y la  base fundamental para la transformación debe ser desde la formación, porque no podemos deslindar las ideas de las prácticas revolucionarias.

 

Mientras países están siendo invadidos y el patrón sigue designando la vida de la clase obrera, nosotros, sus hijos, cantamos el himno de los pobres, ardemos en fuego sagrado y nos pensamos capaces  de edificar un mundo nuevo.

Apuntes de apuntes

                                        Preferir al Che laborioso al sublimado por Korda
¿Cuál es el mejor regalo que pueden traernos los amigos después de un viaje fuera de nuestras fronteras? Cada quien tendrá su mejor respuesta, acorde por supuesto a sus gustos e intereses. Una amiga fue a Cuba y en vez de traerme el religioso Havana Club que se les ha ocurrido a otros compañeros que han visitado la isla, recibí de regalo un libro tituladoApuntes filosóficos, un trabajo realizado por la editorial cubana Ciencias Sociales, en donde firman Fernando Martínez Heredia como prologista y María del Carmen Ariet García como compiladora; se hace más simpático el souvenir al registrar el nombre del autor: Ernesto Che Guevara.
Aunque son numerosos los textos del y sobre el Che, archireconocidas las anécdotas de Orlando Borrego y las investigaciones de Néstor Kohan y otros escritores que han dedicado parte de su obra a sistematizar y recopilar las diferentes expresiones de la vida de Ernesto Guevara como pensador, crítico de la economía, ideólogo y combatiente, todavía existe material que al salir a la luz nos sigue asombrando por su capacidad de trabajo y voluntad de hacer.
¿De qué va este material? Son apuntes, como bien describe su título y comentarios críticos sobre lecturas realizadas en distintas etapas de su vida, con un registro muy detallado de la bibliografía consultada, para reiterar esas interrogantes de ¿en qué tiempo tienes para el estudio mientras recorres casi a pie América Latina? ¿En qué tiempo escribes, lees y reflexionas mientras dirijes una revolución en pleno desarrollo? ¿En qué momento desarrollas una crítica a la economía soviética con la responsabilidad gerencial del alto nivel administrativo de una nación?
Es Ernesto Guevara un referente ineludible de valores a imitar, sumándose al cúmulo de pensadores y pensadoras que en medio de privaciones materiales han logrado importantes aportes al acervo del conocimiento a través de la producción intelectual y su práctica, basta con asomarnos al contenido de sus diarios y cuadernos de lectura en Bolivia; escribir la revolución mientras ocurre, mientras se hace, registrar la historia, cuestionar y filosofar los acontecimientos en pleno desarrollo.
Cada militante de la causa por lo siempre nuevo de una revolución tiene la misma capacidad de estos grandes personajes de la historia, por el simple hecho de que somos hombres y mujeres igual que ellos, sin ánimos de parecer un lugar común: está más que demostrado que nadie nace con capacidades superiores, lo que si define profundamente es la actitud y tenacidad con que asumimos nuestras acciones, cuando el compromiso está íntimamente ligado al fortalecimiento de nuestra moral y al estar totalmente convencidos de la necesidad de subvertirnos en el día a día, comprendiendo que una revolución se basa precisamente en eso: en transformar transformándonos. Hagamos de ese hermoso lema de los pioneros una voluntad colectiva; ser como el Che para reivindicar su entrega y abnegación, que sin duda influenció al Comandante Chávez, que sin duda es el horizonte estratégico que persigue nuestro Presidente Obrero Nicolás Maduro.

 

Seamos como él.