Ser partícipe de un Ring Sociológico

IMG-20160620-WA0002

La sociología… sirve para todo

Si bien sorprende ser partícipe de un Ring Sociológico en una universidad para un cursante de bachillerato, digo, ser partícipe-espectador de dicho Ring en donde los golpes van en varios sentidos pero con un solo objetivo: apuntar y golpear el blanco.

Desde mi punto de vista, me ha permitido ir mas allá de la sencilla aula de clases en donde un docente se levanta da la clase y se retira dejando las distintas observaciones en una carpeta para luego ser revisadas.

Me ha permitido y me ha dejado ir más allá de los libros que e leído hasta ahora, llevándome a transformar mis ideas en críticas que no específicamente tienen que ser “malas”  sino más bien llevándolas a un énfasis optimista pero sin errar.

Porque leer y estudiar—pasando por alto otras  ideas que no vi  y que otros no ven— en ese Ring Sociológico se hace sentir (en el sentido de un golpe literalmente) saber y entender por qué y para qué de  esas ideas que estaban en casa individuo o panelista  que se subió al Ring.

Escuchando y procesando aprendí y comprendí las ideas que no veía en un aula de clases convencional de bachillerato, no solo por que no están en los libros que nos dan para estudiar, o porque los docentes no dan a conocer nada de estos temas (a excepción de algunos) por que no son graduados en “tal tema”  o porque simplemente no les corresponde, sino porque lo que vemos  y creemos, no somos capaces o no sabemos cómo transformarlo en una idea concreta y real para pasar a ser critica de lo que sucede a nuestro alrededor, llevando consigo todo este pensamiento de que parte de lo que sabemos o conocemos hay que transformarlo en pensamiento crítico.

A mi  me ha permitido ser critico de “las concepciones del mundo” a través de las ideas de los panelistas y las mías, buscando a través del análisis lo que es concreto y real entre dichas ideas homogéneas por ser contradictorias o heterogéneas por que se mezclan y se relacionan entre sí para dar con ese propósito.

Filosóficamente el Ring Sociológico va mas allá de debatir ideas a través de un micrófono y que el público escuche atentamente, es el conocimiento impregnado de ideas de cada quien (en cuanto a los espectadores y panelistas se trata)  que es esparcido en ese pequeño pasillo de la UNELLEZ, el amor por el saber se difunde en ese lugar, la sociología… sirve para todo.

Formar parte de un Ring o de los rings sociológicos, para mi ha sido una experiencia única, buena y realmente agradable, por un momento dejando a un lado todo aquello que se me permitió, se sintió un ambiente agradable entre los participantes y los panelistas, el carismático y buen animador que estuvo presente en cada uno de los rings sociológicos, la gran idea de distribuir a los participantes una biblioteca digital a través del correo electrónico y en cuanto al ganador del Ring o de los rings, en síntesis fuimos todos los que estábamos allí, porque cada uno se llevo algo nuevo o una buena experiencia agradable para compartir de la gran disputa de los sentidos comunes.

Nadyr Gómez, estudiante de 5to año de bachillerato, asistente al Ring Sociológico.

 

Anuncios

La brevedad del porvenir

 

Cuando niño jugaba descalzo al fútbol con los muchachos de la cuadra. Usábamos las gaveras de arquería, eso era por allá en el callejón Junín del bariio Mijagua II.

Tratábamos siempre de no pegarle al portón del tío Enrique, porque cuando pasaba —la mayor parte del tiempo— dábamos por finalizado el juego, rompiendo filas cada uno hacia su casa.

Estuve buena parte de mi infancia en casa de la abuela Carmen, allí en Mijagua II; pasé de ser el niño que hacia águilas con carbón en las paredes de la casa, que corría semidesnudo por el patio, para vivir en la Cinqueña y sumarme a una militancia de izquierda activa, en el reencuentro con la literatura y el arte.

Hace unos días estuve en el módulo de Negro Primero, en la parroquia Corazón de Jesús, se me designó una tarea específica en la militancia de la juventud: ir al módulo de Negro Primero para impartir un taller a la militancia de la parroquia; Mijagua II se encuentra dentro de esa parroquia.

Al lugar asistieron personas de distintas edades, gente de base comprometidos con su comunidad; el reloj rondaba entre las 3 y 4 de la tarde, la sala se estaba llenando de personas que se acercaban poco a poco; cuando había un aproximado 50 personas, decidimos dar inicio al ciclo formativo.

Al instante proseguimos con la presentación de cada una de las participantes que se encontraban en el lugar, la mayoría estaba con buenas expectativas sobre el taller, también casi todos eran profesionales.

Arrancamos sustituyendo la forma de aprendizaje rígido, incuestionable e institucional de la academia por una forma que nos permitió dibujar en el salón una especie de aprendizaje constructivo, esa forma colectiva de partir de equivocaciones al cuestionamiento constante, un espacio de verdades relativas.

Hablamos de los diferentes periodos históricos en las distintas sociedades y su quiebre determinado por las condiciones económicas, entre ellos el comunismo primitivo, el periodo feudal, el capitalista.

Luego categorizamos los términos ideología, capitalismo (con sus respectivos orígenes), la burguesía, la oligarquía, entre otros. Tratando de percibirlos en su justa dimensión.

Entre la ardiente participación que hubo en la sala, pude encontrarme con la autenticidad del pueblo en la lucha por su liberación, el taller me permitió ver esa forma de encarnar el sentido profundo que tiene la gente.

 

Alguien me hablo de Chávez como un sujeto universal, de su abnegación a la causa, de su forma de vida profundamente humanista, cristiana, de su necesidad suprema de proporcionar herramientas para la lucha desde las ideas.

Encontré al pueblo en resistencia.

En su mayoría mujeres, obreros, milicianas, profesores, vigilantes, estudiantes, gente del común que anda jugándoselas todos los días, que se moraliza colectivamente, que se esfuerza, que se dedica con fuerza a mejorar las cosas en la comunidad.

Entonces, comprendí la grandeza de las pequeñas cosas, la utilidad de todas y todos.

Recordé que una década atrás, por esos lugares de Negro Primero, pasaría un centenar de veces por ese módulo, descalzo, solo o en compañía. Sin pensar siquiera que algún tiempo después, volvería adulto y me encontraría cerca del mismo lugarcito donde volábamos zamuras.

Hoy compartimos mientras me vi siendo útil a los de mi clase, escuchando y escribiendo su voz, organizándonos, pensándonos, moralizándonos, caminando hacia la brevedad del porvenir.

El encuentro en imágenes:

 

 

 

 

Volvió a vibrar la UNELLEZ con el Ring Sociológico

Este lunes 20 de junio se llevó a cabo la 2da entrega del Ring Sociológico.

Con la participación de 90 estudiantes de Sociología del desarrollo de todos los horarios (incluyendo nocturno y fines de semana).

El sonido de la campana puso a temblar a más de uno en esta contienda de la reflexión y los sentidos. Esta vez fueron 5 estudiantes que debatieron junto a 4 importantes profesores de nuestra Casa de Estudios.

El combate se desarrolló en torno al dilema que siempre ha acompañado a egresados y estudiantes de dicha carrera: ¿Sociología del desarrollo?

También se realizó la presentación del Fanzine digital Ring Sociológico, publicación que sistematiza las intervenciones de profesores y estudiantes, publicación que puede descargarse  de forma gratuita en el portal: https://pasajerosdelsur.wordpress.com/

Ring Sociológico en imágenes:

 

Fanzine Digital Ring Sociológico / #Descárgalo

 

Portada Ring

Descárgalo aquí…

 

Todo sociólogx tarde o temprano sucumbe ante su deformación académica: discutir, criticar, no estar de acuerdo con todo o casi todo. El cuestionamiento permanente.

Así nos resulta la disciplina, como pez en el agua, el sociólogo es a las palabras, a las ideas.

El agua del pez sociológico es la reflexión, el debate, la argumentación.

En un tránsito universidad-casa, Juan Guevara, Warner González y mi persona, pensábamos en modo juego, en el ejercicio del ludens humano ¿cómo sería un entrompe, una pelea epistémica?

Estábamos en modo nerd. En clave chiste tribal.

Quisimos movilizar ese mode play y llevarlo a la práctica. Con nuestros propios códigos, con nuestro propio lenguaje ¿cuál es nuestra aspiración? No nos cansamos de repetirlo: construir una Comunidad Discursiva, prepararnos como equipos de pensadores de lo social para la praxis.

Gente que piense el porvenir y lo construya. Asirnos con ambas piernas sobre el cuadrilátero de lo social; legitimar en el día a día propuestas concretas de teoría y acción ante los retos políticos y culturales del presente.

Todo esto sin generalizaciones, sin “sentido común” que es el menos común de los sentidos. En todo caso construir sentidos comunes, disputar sentidos comunes.

Sin corsés ideológicos o de teoría abstracta.

Mientras organizamos el segundo Ring Sociológico, el azar que no es científico —pero igual nos golpea desprevenidos— nos sorprendió con la muerte del gran boxeador estadounidense Muhammad Ali, quien usó máscara de boxeador para convertirse en un sujeto político, incómodo, antisistema.

Este personaje no fue nuestra inspiración pero su móvil es igual que el nuestro.

El cuadrilátero es nuestra excusa para la confrontación ante la falsa diplomacia profesor/estudiante.

Ha nacido el Ring Sociológico, ya se dieron los primeros combates. Ya es un hecho, ya es una historia.

Esta publicación es su registro, puesto que no hay Revolución sin sistematización. Un Fanzine Digital para la Comunidad Discursiva de Sociología del Desarrollo de nuestra Universidad Experimental de los Llanos Occidentales Ezequiel Zamora, UNELLEZ.

Cuatro secciones: CARTELERA, para noticias, actividades y demás reseñas; CUADRILÁTERO, espacio para profesores invitados de otras universidades; NOCAUT, crítica a la academia, a la educación formal desde la sociología; y ENTRE LAS CUERDAS, en donde los invitadxs del Ring Sociológico responden a las preguntas de la pelea del día.

Sonó la campana y los que no llegaron se quedaron por fuera. Esperamos verlos en la próxima pelea. Y no porque los invitemos, puesto que nuestro deseo es el sonido de mandíbulas y puños estremeciéndose, atrayéndoles como moscas al sudor de los cuerpos.

Ya lo dijo el réferi, si has de combatir “no se valen mordiscos, rasguños, ni golpes bajos, solo patadas posmodernas…”

Bienvenidxs al Ring Sociológico. Esperamos no salgas ileso. O ilesa. Quien no tiene cicatrices, dicen, no tiene nada que contar.

 

Miguel Antonio Guevara, estudiante de Sociología del desarrollo, UNELLEZ.

El entrompe se aproxima / Ya se escucha la campana del RING SOCIOLÓGICO

 

13393939_250715221967979_5474070657587017781_n

Construcción colectiva de sentidos…

 

El próximo lunes 20 de junio se llevará a cabo la 2da entrega del Ring Sociológico.

Luego de un exitoso arranque que contó con la participación de más de 70 estudiantes de Sociología del desarrollo de todos los horarios (incluyendo nocturno y fines de semana).

El combate epistémico que en esta oportunidad girará en torno a la frase detonadora ¿Sociología del desarrollo? contará con la presentación del Fanzine digital RING SOCIOLÓGICO, publicación que reúne la sistematización de la pasada experiencia con artículos de estudiantes y destacados sociólogos barineses.

El sonido de la campana para el comienzo de una nueva disputa de los sentidos comunes, se realizará en el mismo espacio: pasillo de Barinas II de la UNELLEZ a partir de las 3:30pm.

No dejes de participar en esta construcción colectiva de sentidos.

 

Atte. Comité organizador del Ring Sociológico

Juan Guevara

Jhogrexi Medina

Warner González

Andryxs Leal

Miguel Antonio Guevara

Contactos: 0426-9070824 | 0416-3709500

A propósito del 1er Ring Sociológico

RingI

La intención del RS es la confrontación de ideas…

 

Hoy asistimos a un nuevo y vigoroso intento de transformación de la “disciplina” que desde hace algunos años nos agrupa y ocupa en los espacios académicos de la universidad y que nos ha llevado a encontrarnos con nuestros “homólogos” de otras latitudes del territorio nacional.

Se trata del Ring Sociológico, una propuesta diferente  a los tradicionales foros discursivos que ahuyentan/espantan a quienes deben ser la principal fuerza motriz que ponga contra las cuerdas la concepción dominante y pretendidamente universal de la sociedad, que se imparte/impone en nuestra casa de estudios y empuje el nacimiento de una(s) sociología(s) plural, critica, creativa, subversiva, en movimiento, realmente científica y productiva en su ámbito de aplicación.

Las reacciones sobre la misma no se han hecho esperar, ya que algunos “preclaros” discurseadores que se encuentran entre nosotros han esgrimido como único recurso que el concepto del ring “alienta la confrontación” “no conviene” “hay que hablar es de paz”, me pregunto, ¿Cuál paz? ¿La paz de los sepulcros? ¿O será esa misma “paz” que ha aletargado/adormecido al estudiantado unellista? Sin embargo, quisiera aclarar que la intención del ring sociológico es la confrontación de ideas, no de personas per se, tales posiciones son negadoras de la dialéctica y defensoras del pensamiento positivista y el orden/desorden social existente.

La realidad hoy nos demanda la urgencia no solo de confrontar el modelo caduco de una sociología parapléjica -que ha coartado el potencial creador de la juventud universitaria- sino de dar un definitivo nocaut al absolutismo académico que durante mucho tiempo ha dejado funestos resultados para la universidad y el país.

Andryxs Leal

Sociólogo de la Irreverencia

Golpes contrahegemónicos

es

Fuera del aula se aprende; también…

 

El cuestionamiento de nuestras sociedades ¿de dónde viene? ¿lo hay? ¿acaso vendrá desde la televisión? ¿de la Internet?

En la sociedad formato que hace de todo una mercancía, los cuestionamientos parten del pensamiento crítico de minorías y se proyectan exteriorizando sus conocimientos en prácticas, no hablo de pseudosabios mesiánicos, hablo de gente común que comienza el día cuestionándose la dirección de sus pasos, al mismo tiempo que cuestiona la sociedad misma.

Ahora bien, es necesario pensar en la universidad como lo que puede llegar a ser y no como lo que es. Lo que es, es un no lugar, un sitio que castra el pensamiento crítico, que no permite cuestionamiento alguno, que evalúa según sus parámetros conservadores.

Lo que puede llegar a ser, según la propuesta del escritor portugués Boaventura de Sousa en su libro La universidad del Siglo XXI, en la pluriuniversidad, sugiere que la universidad debería ser cuestionada por la sociedad y no viceversa como ha sido siempre, convertirla en lo que puede llegar a ser, un universo espontáneo del conocimiento, interdisciplinaria, heterodoxa, didáctica, para que parta de allí el pensamiento crítico del mundo, que sea un lugar de encuentro en contraposición a los caletreos temporádicos que mantienen secuestrado el intelecto estudiantil.

De esta forma hemos decidido penetrar en la institucionalidad educativa de la Universidad Experimental de los Llanos Occidentales Ezequiel Zamora (UNELLEZ), dando golpes contrahegemónicos a la universidad conservadora.

Ha nacido el Ring Sociológico para la disputa de los sentidos comunes, promovido por estudiantes de sociología del desarrollo, movimientos y colectivos y distintos profesores sumados a la causa. En este lugar de debate se propone la confrontación de conocimiento teórico/práctico y donde hay un único ganador.

El primer entrompe epistemológico fue en el pasillo de Barinas II entre pabellones 8 y 9, un lugar abierto con más de 70 espectadores. A diferencia del público vilipendiado siempre en las actividades académicas como observadores distantes, este tenía una cualidad entretenida, didáctica, era un público metido en la pelea.

En el entrompe cada uno de los 3 rounds que hubo tenía 2 preguntas, cada pregunta debía ser respondida en 1 minuto por los contrincantes, estudiantes/profesores; el réferi dictó las normas: no se valen mordiscos, rasguños, ni golpes bajos, solo patadas posmodernas.

Entre los eufóricos participantes, encontramos los peso pluma y los pesos pesados, en esta oportunidad un estudiante de 3er semestre de sociología del fin de semana fogueándose con profesores experimentados, unos tenían unos biceps marxistas desarrollados, otros pulieron el abdomen con teorías de la complejidad y la Escuela de Frankfurt.

En el ring buscamos noquear esa forma estandarizada del conocimiento rígido, académico, incuestionable, teniendo como único ganador/ganadores a las ciencias sociales y por supuesto, a la sociedad.

Ring Sociológico: Pedagogía Salvaje Vs Docentrismo académico

IMG_20160530_165808

RS es una nueva apuesta  estética pedagógica en clave de teatralidad urbana

 

“No te vi en la actividad del Ring Sociológico (RS), estuvo muy buena.” Me escribió  mi viejo amigo, compañero de clase y camarada de los 80, Freiman Páez. Le di mis razones personales oportunamente de mi ausencia. Pero además entendí de él que debía escribir algo al respecto.

Como ya pocos días antes de darse el primer round de RS,  mi nuevo amigo, el poeta Miguel me comentó sobre su importante iniciativa, escribiré, en relación a ello, unas pocas líneas.

Por lo que él me dijo y por lo que me han contado algunos compañeros/as, el RS está lejos de ser considerado una actividad académica más dentro de los estatutos funcionales del actual sistema universitario.

Sin vacas sagradas o gurúes a que adorar por sus  enseñanzas divinas y sin público disciplinado, que no está sólo para recibir aprendizaje sino para aportar e interpelar, ponen en cuestión las viejas categorías docentristas y dualistas profesor/alumno.

Al aire libre y abierto al público que nos vende la apariencia de una especie de teatro escolar urbano es una gran mofa a los tradicionales espacios de impartir (o imponer conocimientos), donde por lo general el profesor es el dueño del circo y el resto del grupo son los expectantes y coristas.

Así el RS es la negación misma de una aburrida y esclerosada práctica pedagógica docentrista en que un señor profesor (con P mayúscula) simula que enseña/educa.

En fin se trata, no de una actividad docente agregada a las acostumbradas clases ordinarias, sino todo lo contrario. Persigue (así lo interpreto con la venia del poeta Guevara), como metodología antipedagógica o lógicas traviesas, introducir cambios en la producción de sentidos y en la dirección de éstos. De este modo, RS es una nueva apuesta  estética pedagógica en clave de teatralidad urbana, seductora, pasional, refrescante que ha juvenilizado la sociología unellista, una nueva moda transmoderna de concebir el llamado mundo académico.

Felicitaciones al equipo del Ring, por su vigor y entusiasmo de ventilar nuestras aulas que producen vértigo a la comunidad universitaria y de enseñarnos a creer que se puede sentir y  vivir la sociología de un modo diferente. En algún momento estaré con ustedes compartiendo en torno a la necesidad de un nuevo discurso sobre la Nueva Barinidad. Hasta pronto.

Francisco Hernández, Anti sociólogo del Desarrollo (1989).