TRABAJADORES DE LA COMUNICACIÓN (APUNTES)

Por: Álvaro Samuel.

latrincheranoticias.wordpress.com

I

El trabajador de la comunicación en Venezuela debe enfrentarse con la dictadura del quince y último que lo hace un sirviente del dueño del medio donde trabaja, sumando la guerra económica e inflacionaria que cada vez deja el bolsillo vacío más rápido, y si ella o él no trabajan para el Estado la empresa de hacer un trabajo científico comunicacional serio se vuelve aun más cuesta arriba, pero con todo eso la guerra de ideas se esta librando y el imperio tiembla cuando un joven toma lápiz y papel para hacer realidad una comunicación liberadora en Revolución.

II

Para hacer un trabajo comunicacional de calidad científica es importante tener los medios, herramientas de comunicación, sin olvidar fondos económicos, pero la realidad es que todo lo arriba expuesto es utilizado en Venezuela para la producción de una “comunicación” burguesalienantesclavizante, mientras los que quieren hacer un cambio los pocos recursos que tienen los consiguieron con magia, y con todo eso la creatividad se hace presente para redescubrir, mejor dicho descubrir lo que llamamos COMUNICACIÓN, a la cual intentamos ponerle el apellido REVOLUCIONARIA.

III

Dentro del grupo de los trabajadores de la comunicación se encuentran los que están claros del poder que tienen en sus manos, y los que ignoran la gran responsabilidad que tienen sobre sus hombros. El poder de escribir el acontecer noticioso actual, es decir lo que se recordará dentro de veinte, treinta y más años lo tienen los trabajadores de la comunicación que laboran para algún medio de información, ya sea tradicional, alternativo o comunitario. El ejercicio inconsciente del periodismo es un error que no se debe cometer, una falta de respeto al poder demiurgocompiladorhistóricolectivo que es el periodismo.

IV

Todo trabajador de la comunicación esclavizado a un quince y último forma parte del proletariado, no importa si labora en el canal de televisión privado con más audiencia en el país, o si se presenta todos los días en el noticiero del medio día con su mejor traje y su mejor corbata, seguirá siendo un proletario, ni en el país de las maravillas la clase burguesa dejará que un pobre diablo con título de comunicador social forme parte de su clase. Al final los trabajadores de la incomunicación desclasados son los que más trabajan por el desperiodismo burgués que deforma la historia, para jamás ser aceptados por sus explotadores.

V

Con el mayor respeto a todas las y los trabajadores de la comunicación comparto una pequeña y atrevida visión de lo que debería ser la empresa que deseamos llevar acabo. El trabajo comunicacional debe ser liberador para el que lo hace y el que lo consume, que es un mismo ser; debe estar por encima de las reglas burguesas que limitan la comunicación; no debe estar sometido a un quince y último; debe transformar las escuelas de comunicación que solo están graduando redactores y no comunicadores; debe realizarse desde todos los espacio como las fabricas, consejos comunales, comunas, desde el parque o desde una oficina, entre otras; debe ser socialista, comunista, chavista, guevarista, fidelista pero no debe seguir siendo capitalista. Todo lo demás que debe ser agréguenlo ustedes.

Anuncios